Apadrina el Órgano


EL ORGANO DE LA BASILICA :1942-2017

Destruido el órgano de la basílica de la Merced a causa de la Guerra Civil, en 1942 se decide construir uno nuevo gracias al donativo del Dr. Molera, antiguo rector de la basílica. Aunque la consola del órgano de la Merced lleva el nombre de Pau Xuclà, pudiera ser que el proyecto fuese de Estadella y que los trabajos fueron a cargo de Salvador Aragonés y Arcediano, de la casa Francisco Aragonés y Puerta. El organero Estadella murió en 1944 y aun así, parece que el órgano llegó a sonar.

Ampliación, restauraciones y proyectos 1955-2013

En 1955, el nuevo Rector, el Dr. Lorenzo Castells pidió la ampliación y restauración del órgano a la Fábrica de Órganos de Nuestra Señora de Montserrat, situada en Collbató y que fue creada en 1926 por José Rogent y Pedrosa (1967-33) y el maestro organero italiano Silvio Puggina Felisati (m.1940), autor - entre otros- del órgano del colegio de San Miguel de Barcelona.
Terminada la Guerra Civil, en 1940, el organero veneciano Enrico Rabagliati Pampuri dirige la empresa, a la vez que es el carpintero y el mecánico. La fabricación de los tubos corre a cargo de Basilio Giménez. La empresa instala el sistema pneumaticotubular del maestro Puggina, y colabora con varios organeros conocidos, como Pau Xuclà y Salvador Aragonés, entre otros. La reforma que mosén Castells encarga a Joan Rogent y Massó (m. 1967) de la casa Órganos de Nuestra Señora de Montserrat  consta de dos etapas, la primera de las cuales se inicia en abril de 1956 y la segunda en 1957, con un coste total de unas 80.000 pesetas, y se termina en diciembre de 1958. Al mismo tiempo que se amplía y restaura el órgano, el escultor Claudi Rius decora el espacio del coro y añade el ángel de pasta que se sitúa en la parte frontal del instrumento.
Poco tiempo después -en 1958- se presupuesta una tercera fase del proyecto con el objetivo de ampliar y poner en funcionamiento la sillita, que había quedado tal como Estadella la había pensado. Este trabajo tenía un presupuesto de 130.000 pesetas, pero no nos consta que se llevara a cabo. En Navidad de 1958 el nuevo órgano suena por primera vez. La empresa de Joan Rogent y Massó sigue afinando y reparando el órgano hasta el 1964, fecha del cambio empresarial con la familia Blancafort.
 
Entre 1967 y 1992 se ocupa de los ajustes y de la afinación del instrumento el mismo Enrico Rabagliati, establecido por su cuenta en la calle de Llagostera, de Barcelona. Entre 1992 y 1996 se estudia un nuevo proyecto de restauración de Francisco Benaque, establecido en la calle de Puigcerdà 261, de Barcelona, ​​con un presupuesto de 4.170.000 pesetas, que no está por escrito haberse realizado. En 1998 - por indicación del maestro organista Antoni Pérez Moya, titular de la Basílica - se pide a la empresa Del Olmo Arrizabalaga, de Les Franqueses un nuevo proyecto de restauración del órgano. El anteproyecto incluye un estudio histórico y fotográfico del estado del instrumento. El presupuesto, de 8.753.118 pesetas, se aprobó y se pagó. En 2001, el organista de la basílica Raúl Prieto Ramírez hace un estudio técnico e histórico del instrumento y se encarga una nueva intervención de restauración a E.R.Ottes. Esta intervención, cuyo importe fue de 9.015.711 de pesetas, fue pagada a pesar quedó inacabada.
Un nuevo proyecto de restauración se encarga a Acityores, en 2013, el cual queda sin ejecutar. En 2016, la Hermandad de la Virgen de la Merced encarga al organero Gerhard Grenzing la construcción de un nuevo órgano para la Basílica, con motivo de la conmemoración del 8º centenario de la institución del orden mercedaria por san Pedro Nolasco en 1208.
 
Estas notas son extraídas de los documentos de archivo de la Basílica, y completan la reseña bibliográfica.


12/10/2017 09:00:00