Apadrina el Órgano


El papa Francisco, en "Evangelii Gaudium" afirma que "La Iglesia está llamada a ser servidora de un difícil diálogo. Por otra parte, aunque hay ciudadanos que alcanzan los medios adecuados para el desarrollo de la vida personal y familiar, son muchísimos los «no ciudadanos», los «ciudadanos a medias» o los «sobrantes urbanos»". (n.74)



Si algo nos ofrece la historia de la Basílica de la Merced y su tradición mercedaria, es una especial sensibilidad hacia los "cautivos" de todo tipo. Sólo reflejándose en el mensaje y la obra de Pedro Nolasco y María de Cervelló revivirá en nosotros el deseo, aún actual, que la Virgen tiene para ejercer su misericordia hacia los más pequeños.

La Caridad debe ser el centro de nuestra vida pastoral en la Basílica. No es casual la presencia de la comunidad de los hermanitos del cordero entre nosotros desde hace muchos años, ni tampoco el esfuerzo que dedica la Hermandad de la Virgen de la Merced entre los menos favorecidos del barrio.

El 2018 será el 800 aniversario de la milagrosa aparición de la Virgen a San Pedro Nolasco, según la tradición el día 2 de agosto de 1218 y el 10 del mismo mes y año se fundó la Orden de la Merced. Dos acontecimientos que han de iluminar situaciones verdaderamente dolorosas que vemos en nuestro entorno.

Como afirma el Papa: "La ciudad produce una especie de permanente ambivalencia, porque, al mismo tiempo que ofrece a sus ciudadanos infinitas posibilidades, también aparecen numerosas dificultades para el pleno desarrollo de la vida de muchos. Esta contradicción provoca sufrimientos agudos. En muchos lugares del mundo, las ciudades son escenarios de protestas masivas donde miles de habitantes reclaman libertad, participación, justicia y varias reivindicaciones que, si no son adecuadamente interpretadas, no podrán acallar por la fuerza."(n.74)

"No podemos ignorar que en las ciudades fácilmente se desarrollan el tráfico de drogas y de personas, el abuso y la explotación de menores, el abandono de ancianos y enfermos, varias formas de corrupción y de crimen. Al mismo tiempo, lo que podría ser un precioso espacio de encuentro y de solidaridad, a menudo se convierte en el lugar de la fuga y de la desconfianza mutua. Las casas y los barrios se construyen más para aislar y proteger que para conectar e integrar. La proclamación del Evangelio será una base para restaurar la dignidad de la vida humana en estos contextos, porque Jesús quiere derramar en las ciudades vida en abundancia (Jn 10,10). (n.75)

Que bien conocemos desde aquí esta "permanente ambivalencia" que provoca la pobreza y la exclusión de todo tipo, y que bien la conoce nuestra Madre de Misericordia ¡de la Merced!. También aquí encontrarás diferentes maneras de participar en su obra redentora ante los cautiverios de hoy en día en nuestra querida Barcelona. Desde el voluntariado, bajo el espíritu mercedario, hasta la colaboración en programas concretos, que poco a poco iremos desarrollando, mientras nos aproximamos a la celebración de la aparición de la Virgen a San Pedro Nolasco.

La Carta pastoral del Cardenal "Una Iglesia samaritana en medio de las grandes ciudades" nos recuerda el toque de alerta importante que nos hacía el Papa cuando afirma: "Quiero expresar con dolor que la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual" (EG 200). Queremos evangelizar a los pobres pero todos nosotros también debemos dejarnos evangelizar por ellos, ya que han de convertirse en hermanos y colaboradores de nuestra pastoral.