Visitas guiadas  


San Pedro Nolasco

Desde los comienzos de la Iglesia -dice el Concilio Vaticano II- hubo hombres y mujeres que por inspiración del Espíritu Santo, fundaron familias religiosas, que la Iglesia recibió con agrado y aprobó con su autoridad. 

Uno de estos llamados es Pedro Nolasco, fundador religioso de la Orden de la Merced, que se extendió en el área latina tanto de Europa como de América, pero con una vocación universal y de evidente actualidad. Hoy está presente en los 5 continentes. 



Son las décadas finales del siglo XII: posiblemente nació Pedro Nolasco el año 1180 en Barcelona. De su primera infancia se desconoce casi todo aunque, al parecer, su familia vivía en una posición social y económica desahogada. 

Pedro Nolasco era de profesión comerciante o mercader. “Los comerciantes de aquella época -dice Guillermo Vázquez- no eran los hombres pacatos que vemos hoy detrás de un mostrador, sino arriesgados capitanes que emprendían grandes viajes para adquirir y colocar sus mercancías, luchando con todo género de peligros”. Como mercader se fijaba naturalmente en toda clase de mercancías que circulaban por mar y tierra. Por desdicha, también estaba incluida la mercancía humana. En aquella sociedad se contaba con dos tipos de personas privadas de libertad y se traficaba con ellas: los esclavos y cautivos. 



El rey Jaime II de Aragón, en carta del 4 de enero de 1302, hablándole de la Orden de la Merced decía al Papa: “En otro tiempo, ciertos seglares de nuestra tierra, devotos de Jesucristo que nos redimió con su sangre, por liberar a los cautivos cristianos de la cautividad de los no cristianos, fueron poco a poco vendiendo sus propios bienes y emplearon el dinero en la redención y, finalmente, pidiendo públicamente limosnas a los fieles en las iglesias, libraban con aquellas a tales cristianos del poder de los moros”. 

Estas actividades, anteriores a la fundación de la Orden, que van de la venta de todo lo propio a la petición de donativos por los pueblos, se remontan a las dos primeras décadas del siglo XIII. Desde muy joven Pedro Nolasco orienta su vida a la liberación del hermano esclavo y atrae a la causa a otras personas de su edad. Es por ello que ya en 2013 realizó su primera redención en Valencia siendo “Procurador de la Limosna por los cautivos” en el hospital de Santa Eulalia. Piadoso y activo, Nolasco va plasmando su propio camino cristiano como proyecto que va a realizarse en un grupo religioso dedicado a tal actividad caritativa, que, por inspiración divina, lo instituye el 10 de agosto de 1218 en la catedral de Barcelona. 

Para esta nueva orden religiosa, junto con sus frailes, tuvo que crear y organizar todo el entramado que supone una nueva comunidad religiosa, dedicada a una actividad que tiene implicaciones religiosas en primer lugar, pero también sociales y jurídicas. La gente admira la buena acción de Pedro Nolasco y los suyos, y con donativos y limosnas hacen posible el crecimiento de la santa obra de la redención de cautivos. El mismo Fundador, solo o con otros religiosos, en varias redenciones en Valencia, Baleares, Granada y Argel, liberó 3920 cautivos. Con el gozo de ver su obra aprobada por el papa Gregorio IX en 1235 y dejándola dotada de 18 conventos y alrededor de 100 frailes, murió el 6 de mayo de 1245, en Barcelona. 



El humilde fraile laico Pedro Nolasco fue considerado siempre como un fiel imitador de Cristo Redentor y tenido como santo. Su veneración se extendió pronto por donde estaban presentes sus hijos, y la Iglesia, ratificando esta universal convicción, lo canonizó en 1628.