El pasado sábado día 14 de noviembre celebramos con todo el esplendor a nuestro alcance la fiesta de San Serapio, mártir Mercedario que fue desmembrado en Argel atado a una cruz en aspa hacia 1240.
Es por ello que es considerado el patrono de los enfermos de reúma, de problemas óseos, artrosis, quemaduras,.... y por ello existe la tradición de bendecir al aceite que luego se usará para dar friegas en las zonas doloridas, antiguamente mezclándolo con alguna sustancia calmante y perfumada.

Repartimos a las personas que vinieron a Misa pequeñas botellitas de aceite y sorteamos 4 botellas de aceite de oliva de primera calidad elaborado expresamente por una Cooperativa del Bajo Aragón para la Basílica, con etiqueta propia.

En la foto los 4 agraciados en la rifa que tuvo lugar al terminar la Misa.





16/11/2020 10:00:00