La Virgen de la Merced

Un año más, celebramos en Barcelona la fiesta de la Virgen de la Merced, patrona de la ciudad, desde el 1687, y de la diócesis, desde 1868. Esta fiesta tiene un lugar especial en el corazón de todos los barceloneses, que cada año procuran dar gracias a la Virgen en estos días y pedirle su protección. Desde la basílica lo celebramos con una especial ilusión, ya que se trata de nuestra patrona y es el lugar donde se venera la imagen de la Virgen de la Merced.

La proclamación de la Virgen de la Merced como patrona de la ciudad fue decisión del Consejo de Ciento, que pidió a la Virgen que librara Barcelona de una terrible plaga de langostas, favor que concedió el 15 de septiembre de 1688. Por otra parte, fue el Papa Pío IX quien instituyó la Virgen de la Merced como patrona de la diócesis de Barcelona el 2 de agosto de 1868. Hecho que fomentó  la devoción y la importancia de la Virgen de la Merced en Barcelona.

La tradición barcelonesa sitúa los orígenes de la fiesta de la Merced en el siglo XIII, cuando una noche de 1218 la Virgen de la Merced se apareció en sueños a san Pedro Nolasco, pidiéndole que fundara una orden religiosa, la que más adelante se conocería como la orden de la Merced. Esta orden tendría el objetivo de redimir a los cristianos prisioneros en manos del musulmanes.

Actualmente, esta orden se centra en el rescate de los cristianos en riesgo de perder su fe en las nuevas formas de cautiverio de nuestro tiempo. Según explican en su web: "Estas nuevas formas de cautividad constituyente el campo propio de la Misión mercedaria, y se dan en una situación social con las siguientes características: se opresora y degradante de la persona humana; nace de principios y sistemas opuestos al evangelio; pone en peligro la fe de los cristianos; y ofrece la posibilidad de ayudar, visitar y redimir a la personas que se encuenta dentro de ella. "

La fiesta de la Virgen de la Merced sin embargo, no tuvo carácter de fiesta mayor hasta principios del siglo XX, cuando se potenció su celebración. En este impulso tuvo un papel destacado Francesc Cambó, que instauró el modelo de fiesta mayor aún presente hoy. Cabe destacar, sin embargo, que esta fiesta desde sus inicios ha tenido un fuerte carácter religioso que no se puede ignorar.
 


19/09/2016 09:00:00