Barcelona y la Merced

BARCELONA

La ciudad de Barcelona es una ciudad y metrópoli en la costa mediterránea de la Península Ibérica. Es la capital por antonomasia de Cataluña, siéndolo tanto de la Comunidad Autónoma, como de la provincia de Barcelona y de la comarca del Barcelonès y la segunda ciudad en población y peso económico de España. El municipio crece sobre una llanura encajada entre la cordillera Litoral, el mar Mediterráneo, el río Besòs y la montaña de Montjuïc. La ciudad acoge las sedes de las instituciones de autogobierno más importantes de Cataluña: la Generalidad de Cataluña y el Parlamento de Cataluña. Por haber sido capital del Condado de Barcelona, recibe a menudo el apodo de Ciudad Condal. 



LA FIESTA DE LA MERCED

Después de que el Papa Pío IX declarara la Virgen de la Merced patrona de la ciudad, Barcelona empezó a celebrar sus fiestas patronales en septiembre; un mes muy apropiado para ello pues las principales actividades agrícolas habían terminado y era el momento de dar gracias por las cosechas y celebrarlo. 

La Merced como fiesta tomó vuelo en 1902, cuando bajo el impulso de Francesc Cambó, se celebró una Fiesta Mayor que se convirtió en modelo de las que todavía hoy tienen lugar en toda Cataluña. De todos modos, la fiesta de la Merced sufrió muchos altibajos debido la guerra civil, las carencias de la posguerra y los años del franquismo. 

Con la llegada de la democracia, la Merced alcanzó el carácter de fiesta auténticamente popular, gracias a la colaboración de entidades de toda la ciudad. Hoy, la Mercè es una fiesta que ocupa festivamente un gran número de espacios públicos con una programación centrada en la cultura mediterránea. En menos de una semana, Barcelona reúne una programación ingente de artes de calle, pasacalles, conciertos, bailes tradicionales y otras muchas actividades que dan a la ciudad un aire muy alegre y jovial. Todas estas actividades lúdicas de la Merced son, en realidad, un compendio de la cultura popular de toda Cataluña. Aparece la sardana gerundense, los castillos y los diablos del campo de Tarragona, las danzas que aún hoy se mantienen vivas por toda la geografía catalana, así como la algarabía provocada por las collas de gigantes y cabezudos. 



La gran especialidad barcelonesa son los pasacalles, emparentados con las procesiones que hace siglos se celebraban con motivo del Corpus. Se trata de los espectáculos de calle más antiguos que se conservan. Hoy, como ayer, la organización de los pasacalles cuenta con grupos de cultura popular que trabajan codo a codo con artistas de calle. Su trabajo conjunto sirve para mantener vigente la vocación festiva y teatral con el que nacieron estos espectáculos. 

En el ámbito religioso desde hace pocos años se ha recuperado la tradicional procesión de la Mare de Déu de la Mercè que discurre desde la Basílica hasta la Catedral, donde culmina con la celebración de la Santa Misa. También tiene lugar la Novena de la Merced, con el rezo del santo rosario y la misa predicada cada día por un sacerdote diferente. El día de la Merced multitud de devotos de la Patrona acuden a la Basílica para visitarla, presentar sus peticiones y darle gracias. Durante el día se celebran varias Misas, todas a rebosar de feligreses, siendo la más representativa la Misa de autoridades a las 10 de la mañana, que suele estar presidida por el Arzobispo de la ciudad y a la que suele acudir una representación de las autoridades civiles y militares de la ciudad.